Teléfono: (011) 4455 7992

UN POCO DE HISTORIA DE LA REVISTA STROMATA

Clemente de Alejandría pasó a la historia como el primer escritor de la Iglesia a quien preocuparon las mutuas relaciones de la filosofía con el cristianismo. De esta manera vino a representar el interés por el problema de la filosofía cristiana, interés y fenómeno que se siguen repitiendo a lo largo de los siglos: el cristiano que filosofa para progresar en el conocimiento del dogma. Llevado por éste, que podría llamarse su "presentimiento", escribe sus célebres STROMATA o Miscelánea, así llamadas porque los temas tratados en ella dejan al expositor gran libertad de elección.

A la luz de esta idea nace STROMATA, el actual órgano de investigación de las Facultades de Filosofía y Teología de San Miguel. La revista así nacida comienza a publicarse en el año, 1937 y hasta el año 1943 coexiste de forma independiente a otra publicación de las Facultades: los FASCÍCULOS DE LA BIBLIOTECA, con la cual finalmente acabó por fundirse en el año 1944 bajo el nombre de CIENCIA Y FE, denominación que representaba para el momento la problemática pretendida por la intuición clementina: la síntesis de fe y cultura mediante la reflexión filosófica y teológica. Sin embargo, en el año 1965, al cumplirse los veinte años de publicación, la Revista retoma su nombre originario y el que mejor representaba sus propósitos —STROMATA—, con el cual perdura en nuestros días. En ocasión de dicho cambio, la presentación de la revista volvía a justificar sus objetivos:

"Nos ha parecido que este último título es el que mejor representa el sentido, a la vez tradicional y moderno, de nuestro actual esfuerzo... No es un cambio de nombre (ambos a dos figurarán en el encabe¬zamiento de nuestra revista), como no lo fue el de Saulo y Pablo, sino una manera de recordar a los que nos precedieron en nuestro actual trabajo, y nos siguen acompañando con su inspiración original: nuestra ciencia, filosófica y teológica, puesta al servicio, como testimonio de nuestra fe viva, de la fe de nuestros lec¬tores, en una miscelánea (Stromata) de trabajos de investigación o de boletines bibliográficos y fichero de revistas..." (Stromata, 21 -1965- p. 2).

De acuerdo con tal historia y orientación, el contenido de la Revista se divide en dos grandes secciones. La primera, que abarca aproximadamente el 70 % del volumen anual, es dedicado a trabajos originales de investigación generalmente en forma de artículos (60%) y a comunicaciones en forma de notas y comentarios (10%). Estas últimas incluyen trabajos de corte positivo en los que no se pretende originalidad (aporte de textos críticos, pruebas, documentos, etc.) o bien presentación de hipótesis, planos, etc., que dados los puntos de vista o síntesis que plantean, pueden ser considerados como un aporte para la investigación.

El 30% restante de la Revista está representada por la sección bibliográfica, la cual incluye: las noticias bibliográficas o presentación sintética de los últimos libros llegados a la redacción; las recensiones críticas donde se trata ya de una presentación crítica y más detallada del contenido; los boletines bibliográficos, presentación conjunta y crítica de las últimas publicaciones recibidas sobre el tema conectadas entre sí y con suministro de nuevas ideas y pistas posibles de investigación; por último el fichero de Revistas Latino-americanas de Filosofía y Teología, trabajo que se publica una vez por año y para cuya confección se utilizan alrededor de 300 Revistas Latinoamericanas de Teología y Filosofía.

Digamos finalmente que la revista STROMATA, que este año publicará su volumen 69, aparece trimestralmente, aunque en la actualidad, la práctica ha aconsejado la publicación de dos números dobles con un tiraje de 1000 ejemplares por entrega.

Por ser una publicación de las Facultades tiene una doble relación con la Biblioteca del Máximo: sirve para el canje con otras revistas y provee de libros a la Biblioteca, a través del sis¬tema de recensiones bibliográficas efectuadas por profesores de las Facultades u otros redactores de la revista.

Deseamos que siga perdurando en el tiempo, este aporte de las Facultades a la reflexión filosófico-teológica que requiera cada etapa histórica.